Beneficios de entrenar con calor

img_1475
Entrenar con temperaturas altas es difícil y si le sumamos la humedad de los sitios de costa es más complicado. La mejor manera de manejar al calor es ralentizar los ritmos.

La buena noticia es que el entrenamiento en estas condiciones puede ser beneficioso en algunos aspectos, ya que el entrenamiento térmico es comparable al entrenamiento de altitud.

El estrés adicional al que exponemos el cuerpo fortalece el sistema cardiovascular. Así que a pesar de que los ritmos pueden ser más lentos de lo deseado, tu ritmo cardíaco será mayor y se beneficiará del entrenamiento a esta intensidad de frecuencia cardíaca más alta. Esta es también la razón por la que tu nivel de esfuerzo percibido es mayor en climas cálidos, incluso con ritmos de carrera más lentos.

El calor hace que el flujo sanguíneo se desvíe a la piel con fines de enfriamiento; por lo tanto, menos oxígeno está disponible para los músculos que trabajan, haciendo el entrenamiento similar al funcionamiento en la altitud. Otro beneficio del entrenamiento de calor es que la sudoración  reduce el volumen de sangre, pero tu cuerpo produce más glóbulos rojos y se vuelve más eficiente con el control de la temperatura central. Y cuando llegue el otoño y bajen las temperaturas, tendrás más sangre disponible para los músculos que trabajen.

Ahora, hay un inconveniente a tener en cuenta. Al no correr a ritmos altos,  no puedes simular los ritmos de carrera. Correr más lento afecta a que los ritmos bajen, ya que las fibras musculares que se reclutan, y comunican con el sistema nervioso central, los nervios y el cerebro trabajan más lentas. Lo ideal sería mantener los ritmos específicos de carrera, preparándote para el día de la carrera.

En condiciones cálidas y húmedas, el trabajo de series puede ayudar. Por ejemplo series de 200 m. o 400 m. Este ritmo más rápido nos proporcionará que nuestros ritmos de carrera no se pierdan.

Por otro lado, podemos usar la cinta, correr en cinta puede proporcionar algunas ventajas  también. Las temperaturas son ideales, se puede controlar el ritmo de carrera en general, y la cinta ayuda a mantener los ritmos específicos de carrera. Cuando entrenes en una cinta de correr, recuerda  poner una inclinación de 1 al 2 por ciento, para simular mejor las condiciones al aire libre. Esta inclinación ayudará a compensar que no haya viento, ni humedad,  ni la propia ayuda de la cinta para correr.

Mi sugerencia es que intentes obtener lo mejor de ambos. Haz uno o dos entrenamientos por semana en la cinta y continúa corriendo al aire libre los otros días de la semana. En la cinta realiza tus entrenamientos a ritmo de carrera y ritmos altos y los más lentos al aire libre.img_1482

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s